30 oct. 2011

Así pensamos...

Habituadas a ver semana tras semana, mes a mes, las colecciones de los grandes diseñadores en todas las revistas de moda; soñando inevitablemente con poseer alguna de sus prendas y envidiando a todas esas modelos, actrices e it girls que se lo pueden permitir y a las que parece que siempre todo les queda bien, hicimos un alto en el camino.

¿Qué envidiamos realmente? ¿Su buen gusto al combinar la ropa?, ¿el tejido?, ¿su aspecto? O ¿la marca en sí?

Vestir bien, disfrutar con la moda, no significa llevar encima una prenda cuyo precio es igual al salario de algunas personas en el mundo.

La elegancia ya no está reñida con las grandes firmas. Hoy día podemos encontrar todas las tendencias y estilos actuales en cualquier tienda low cost o a golpe de click en internet. ¿La diferencia? La exclusividad del producto. ¿Solución? Tú misma.

La moda real ya no es cosa de pasarelas, sino de nosotros, las personas normales, las trabajadoras, las apasionadas de la moda que son capaces de darle a una prenda que otras miles de personas poseen también, su propia forma, su propia vida dentro de la moda y su tendencia.

Nosotras, con esto, queremos enseñar nuestra manera de vivir la moda, enseñando que con pequeños detalles, un presupuesto limitado, un poco de gusto y seguridad en una misma, todos nosotras somos parte de la mejor pasarela del mundo, la calle.